miércoles, 19 de octubre de 2011

Ha llegado el tiempo

Tomemos fuerza con este κόκκωρα de Iris y tomémonos también nuestro tiempo, bien mesurado con estas clepsidras galas, bien entendido con estas expresiones temporales, o bien afinado con estos relojes a la Antikithera, para leer este miércoles repleto de sueños.
Cada cierto tiempo, muy poco en verdad, afloran como burbujas de sulfuroso vapor preguntas harto conocidas por la gens classica. Se trata de interrogaciones como “porquoi apprendre le latin au le grec?” o sobre la importancia de saber latín. Ciertamente son cuestiones que se suelen contestar por sí mismas casi sin sacar la lengua o mostrando a todos los mortales que al latín vivo no le hace falta oxigeno ni en este margen del Hiberus ni en la Baetica. Pero casi nos sentimos como el pobre Filípides repitiendo incasablemente el Spartathlon
Desde nuestra antigua soledad hemos hecho de la necesidad virtud, una virtud 2.0…. Cierto que todavía queda mucho camino por andar, tal vez incluso hasta alturas esquiables siguiendo nuestro propio mapa svg, pero ahora hay un concurrido camino lleno de colegas y de pasión común… Algo hermoso en estos tiempos de sequia clásica y de una crisis que Trajano sabría resolver, y donde incluso se vende un caballo de Troya a módico precio. Casi somos como el Hércules cansado que ha recuperado el torso que había perdido. Recuperamos los métodos humanistas, como los colloquia trilingua de Posselius, que hasta podemos escuchar. Imaginamos a Esopo de mil y una maneras. Descubrimos los referentes clásicos del joven Picasso y recuperamos a la Celestina Latina. Creamos jeroglíficos mitológicos, pero no antes de recrear un juicio de Paris muy sui generis. No usamos la magia para triunfar con Harry Potter, aunque algo de mágico si tienen los sucesores de Pitágoras… Somos osados, por Zeus, pues no tememos escribir la capitalis romana a pincel ni usar tipos de letras con dibujos clásicos. Pero ni el mejor adiestrado batallón de marines americanos podría con sus sofisticadas armas sepultarnos en el mausoleo de los Marci.
Poderosa es el gens classica, capaz de hacer saltar la Odisea al comic, capaz de organizar una emeritense Fashion week en una breve semana. Cognoscendo es lo que nos hacía falta… tanto como esa humanista era 2.0, que parece pensada para la gens classica…
Nuestro tiempo no ha hecho más que empezar… y si queréis una prueba ahí tenéis la IX Jornada de Cultura Clàssica de Sagunt.
   

0 comentarios:

Publicar un comentario

  ©Template by Dicas Blogger.