miércoles, 2 de febrero de 2011

Nos apuntamos a todo!

Las otrora heroicas playas de Troya se han quedado desiertas. Odiseo y sus muchos compañeros han sido los últimos en iniciar el regreso. Todos ellos estaban dispuestos a disfrutar del viaje..., incluso los más jóvenes en sumarse a esta aventura rogaban a los dioses un viaje largo y lleno de experiencias. Estad seguros que los dioses os han escuchado y que os colmarán de ellas. Y os puedo asegurar que el momento era propicio y grato a los dioses, pues no de otra manera podía ser cuando el más generoso y colaborativo de los centauros cumple ya cinco años al grito unánime de “Sí, podemos!” y lo celebra con una lectura colaborativa, ¿cómo no?, de los clásicos... ¿Ya has leído tu parte? Como no te sumes rápido, tal vez maldigas la brevedad de los versos épicos, pues un coro de ninfas, sátiros, tritones y nereidas llega cantando “Nos apuntamos!”.
Parece que la alegría se ha instalado en el Olimpo y andan los dioses muy atareados con eventos y celebraciones.
Hermes el primero, pues tuve el inmenso placer de ver nacer la Saguntina Domus Baebia, que ya ha cumplido dos años recibiendo gustosamente a toda la gens classica que dispuesta a aprender estaba. “De entre todas las domus, ninguna como la de los Baebios” dicen quienes ya la han visitado...
Vesta lloraba de emoción al recorrer de nuevo con paso quedo los tranquilos rincones de la Casa de las Vestales en el bullicioso Foro de Roma...
Marte, justo después de participar en la Odisea, se precipitó raudo desde el Olimpo para recorrer nuevamente el campo de batalla de Himera, aún repleto de griegos y cartagineses. Aunque de camino prendado quedó de la hermosa Rhea Silvia y le dijo: “Ven conmigo, amada mía, pues vamos a fundar Roma”. Algo me dice que buscan gemelos. Tal vez será el momento de volver a Roma una vez más con esa moderna guía de mitos clásicos bajo el brazo.
Hera ha regresado gustosa a las tierras helenas para conmemorar la ἐγγύη , que tan de su agrado es.
Apolo ha vestido su mejor quitón para regresar al hogar de la Pitia y recoger para la gens classica todos los preceptos de Delfos.
En un rincón del Olimpo ha quedado Saturno, que escuchaba las noticias latinas derramando doradas lágrimas sobre las nuevas publicaciones de Iuvenis et Adulescens.
Artemis casi perdió su arco arrollada por Vulcano y los Cíclopes, que no querían quedarse sin su sitio en el fondo sur del Circo Máximo, cuando estaba a punto de disputarse la carrera del siglo.
¿Y Venus? Venus aprovechó la marcha de Hefestos para contemplar desde el portátil de Atenea el retrato que le hiciera Botticelli, pero esta vez hasta el más mínimo detalle y sin salir de casa
Ciertamente, en tiempos como éste y recordando antiguas edades, creo que para la gens classica cada vez está más cerca ἐπὶ Κρὸνου.

0 comentarios:

Publicar un comentario

  ©Template by Dicas Blogger.