miércoles, 12 de mayo de 2010

Andando el camino

Aunque no sólo el corazón me pide un alto en el camino, incluido un descanso en forma de otras actividades, con gusto me calzo de nuevo la raída clámide de Hermes, empuñando mi serpentino cetro y con un poco de molliculus caseus en mi marsupium me hallo dispuesto a proclamar en este miércoles la convocatoria del Conventus in honorem et memoriam H. Orberg, pues como bien anunciaron otros el latín no es como el bantú y se empieza a hablar simplemente hablándolo o escuchando a Cicerón o leyendo a César en un papiro... Más de uno parece necesitar que un hondero balear lo despierte sin perdón y a las bravas para no dejar escapar el oro de los Argonautas.
Acicalaos, gens classica, y cultivad vuestros cuerpos como los habitantes de CaesarAugusta, ante la visita de las dominae de la Domus Baebia y de su scriba particular, pues no hay nada semejante en este lado del cosmos.  Y si los ovnis, amantes de las vacas, no lo impiden y no consiguen abducir a vuestra abuela, que os acompañe jubilosa hasta las puertas de la luz, donde Pitágoras os mostrará qué fue y que será.
Preparad vuestra impedimenta para poder asistir a las conferencias sobre arte y antigüedad, aunque allí no podréis disfrutar de un Picasso mitológico ni a cambio de mil dracmas virtuales.
Y aunque tarde, justo es que honre como es debido a la diosa Levana, pues me protegió acertadamente en cuanto fue menester…permitiendo que junto a los demás Olímpicos disfrutara de la risa que provocaron ciertos amantes colgados de una red.

2 comentarios:

Anónimo,  14 de mayo de 2010, 18:32  

Hermes: "me hayo dispuesto"!!!!
realmente ese descanso, además de merecido, es necesario.

Hermes 15 de mayo de 2010, 21:10  

Lo siento. Hasta a mí me ha dolido al verlo bien.
Gracias por el aviso.

Publicar un comentario

  ©Template by Dicas Blogger.