miércoles, 5 de mayo de 2010

Florecientes y múltiples Olimpiadas

Entre días fastos, comitiales y endotercesi, por fin acabó ya el mes de Afrodita, que como siempre venía exuberante de actividades y eventos. Tan exuberante que esa nueva “Aetas Y et Z” en pleno se trasladó a las Vegas Bajas del Segura y del Vinalopó, donde en su afán por la matrícula olímpica el sudor del esfuerzo de cientos de discipuli discipulaeque  esparcía por doquier el aroma de las III Olimpiadas de las Vegas Bajas. Pero hasta el último día quería la del hermoso ceñidor que fuera digno del recuerdo de la gens classica, haciendo públicos y manifiestos los galardones de quienes con sus manos y su amor por las clásicas asieron los pliegues de la Victoria en la I Olimpiada Clásica de la Universitat de Valencia.
Es muy posible que muchos participantes en ambos eventos olímpicos no acaben cursando el cursus honorum de las clásicas…, pero tal vez, como otros, se adentren en el mundo de las telecomunicaciones,  y con ese espíritu crítico de los clásicos que nos impele hacia el saber se pregunten sobre el origen del término “ethernet”, recuerden qué hay más allá de la escatología o los eternos viajes de Homero.
Comienza el mes materno, oh Maya mía, con una Magna Celebratio y sus ludi Romani, terminará con una Tarraco Viva más augustea que nunca… y entre tanto la belleza de Adonis enamorará a quienes escucharla puedan al son de la antigua música romana o a los danzantes griegos de CaesarAugusta, que sin ningún pudor se atrevieron con la pintura mural al fresco.
Noches de mayo, que inspiraron la creatividad de Aulus Gellius et Hans Orberg y que con sus fragancias primaverales arropaban los colloquia latina de quienes era testigo fiel la resplandeciente Sémele, que poco ha sorprendió a Elena y Lorena latine loquendo

0 comentarios:

Publicar un comentario

  ©Template by Dicas Blogger.