miércoles, 14 de octubre de 2009

Delirant isti Romani et Graeci

"Delirant isti Romani et Graeci", decía mi pequeño amigo Galo en su cincuenta aniversario mientras paladeábamos un exquisito puré de guisantes regado con un vino de sabor grecolatino en el triclinium de nuestro común amigo, Marco Lucrecio de Pompeya. En el atrium podíamos escuchar a los hijos de Marco practicando unas cuantas frases corrientes en griego de aquellas que cualquier niño ateniense nos enseñaría sin esfuerzo. En el rincón más alejado el pedagogo se encontraba absorto con el griego micénico al tiempo que repasaba los orígenes etimológicos de los elementos químicos ante los reinventados inicios de un nuevo curso… mientras en el gran calendario que había confeccionado para este primer trimestre un joven ayudante iba anotando detalles de la programación latina para el 2º de Bachillerato.
"Delirant, delirant…", murmuraba al escuchar de boca de Marco las desventuras de Acteón que en esplendidos frescos decoraban tan lujosa sala. Cuando éste terminó, el de rubias trenzas le preguntó curioso por el mosaico que nuestros pies hollaban y en el que una mujer semejante a Afrodita conversaba con Platón. "Es Hypatia de Alejandría, gran matemática y astrónoma… su historia dará mucho que hablar en el futuro. Si lo deseas, en mi biblioteca guardo unos cuantos libros sobre ella. Pero ahora, que Hermes nos cuente alguno de sus sueños, pues siempre traen cosas sorprendentes…"
Ciertamente pensaréis que "Hermes delirat" cuando os muestre que el etrusco renace en Trusenna de la mano de unos jóvenes alumnos mientras el Olimpo entero busca el oro de El Cabaco  o se deja llevar por la Gades Mithologica… Entre tanto mortales viajeros o navegantes habrá que despidan al Discóbolo en su triste retorno
Y ahora, dejadme soñar…
(fragmentos de un sueño)



0 comentarios:

Publicar un comentario

  ©Template by Dicas Blogger.