miércoles, 30 de noviembre de 2011

In terrā Gallaeciā

Como bien dijo un ilustre chironiano, para la gens classica Sagunto es como La Meca o en sus propias palabras: “A Sagunto hay que ir al menos una vez en la vida”. No podía estar más de acuerdo con tales palabras, pues los Talleres, los “Ludi Saguntini”, la “Saguntina Domus Baebia”, la “Jornada de Cultura Clásica” y la gens classica que allí se reúne, han hecho de Sagunto nuestro Delfos particular. Eso ha hecho que acompañáramos al sabio Chiron en Santiago de Compostela, que como fiel escudero nos tocara la difícil tarea de ponerle broche a un curso que dará para mucho y que cual Ganimedes mezcláramos y escanciáramos el mulsum para el brindis final. La semilla está plantada, ahora hay que darle alimento y regarla con cariño, para que crezca y crezca. Seguro que la SEEC de Galicia cuidará de la descendencia del centauro, mientras a nivel nacional pide una revisión de la Secundaria y las clásicas
Pero el tiempo pasa incluso en el calendario hibrido de ROMA y durante la noche los templos griegos se iluminan con  la presencia de los dioses, a la espera de ser una de las más importantes fuentes de la inspiración pictórica.
Inspirar debemos el suave olor de la menta en un breve descanso del taller de cerámica de Agost, mientras a muchos estadios de distancia los hay que se afanan en domar al indómito “in”, que arenga impertérrito a los rebaños de Polifemo, que, adormecidos con el romance del pedo 2.0, dudan si Carthago ha ser destruida.
Y como no infrinjo ningún derecho virtual de autor, aquí os dejo como merecido homenaje esta imagen de  la gens classica Gallaecia.

4 comentarios:

Álvaro P. Vilariño 30 de noviembre de 2011, 8:39  

Aunque ya cumplimos el precepto, esperamos estar pronto otra vez en Sagunt con la gens classica saguntina!
Gracias por todo!
vale!

Olga 30 de noviembre de 2011, 15:56  

Yo estoy intentando origanzar una peregrinatio desde Canarias, a ver si se animan otros compañeros, pero quiero ver los Ludi al menos una vez en la vida.
Qué bien estuvo que te llevaran a Santiago, así los compañeros se relajaron después de la "infoxicación", trabajando con sus manos en los talleres, ¡es tan gratificante!

Susana Losada 30 de noviembre de 2011, 22:04  

El que va una vez a Sagunt quiere volver, porque crea adicción. A veces sueño con que la gens classica gallaica tnemos una Domus Lucensis o Braccarensis!! Gracias por venir y traernos un poquito de vuestra domus

EleneGP 30 de noviembre de 2011, 23:18  

Cuánta gente fantástica!

Publicar un comentario en la entrada

  ©Template by Dicas Blogger.