miércoles, 27 de octubre de 2010

Miércoles heráldico

Sólo Zeus podía negarme el placer de anunciaros, ahora ya como mandan los dioses, la llegada, cual la más aromática de las trufas de Apicio, de la VIII Jornada de Cultura Clásica de Sagunto. Y no necesitaréis saber cuándo acudir al oráculo de Delfos para consultar su programa, ni usar el astrolabio como los griegos para arribar a Sagunto. Sólo con mirar a vuestra izquierda podréis observar el logo de la Jornada que guarda en su interior toda la información necesaria.
Cierto es que intenté a base de argucias y halagos convencer a Helios para que ese día demorara su carrera por los cielos, incluso le envié a la pasional Venus Ericina, pero negó se a ello y sólo conseguí que me enseñara a construir mi propio reloj de sol. De los dioses Olímpicos muchos acudirán, aunque ya sabéis cuanto nos agradan las metamorfosis, sean del tipo que sean; de entre las ninfas, Daimone acompañará a Dionisos, que nunca ha dejado de asistir. Todo el Olimpo anda revolucionado con una Jornada de tan variados aires. Las monumentales termas romanas rebosan de sátiros, lares y demás lavándose, acicalándose para presentarse esplendidos y relucientes...
De la Baetica nos llegarán las Fábulas de esclava Syra, de mítica elocuencia, que tal vez nos responda a la pregunta “Qualis Latinitas in Hispania discetur?”; del interior de Hispania nos hablarán del reconocimiento europeo de las lenguas clásicas, y de la próxima Valentia otra aplicación TIC para las clásicas. Habrá tiempo también para pasear con Dido por las callejuelas de la antigüedad…
Pero no tengáis miedo de Lamias, Harpías y Estríges, aunque hablemos de los infantes romanos, pues de la Galaica también vendrán para guiar a Laertes, a quien no le habría venido mal este nuevo diccionario. Danzaremos cual Ménades báquicas y los sentidos lamentos nos unirán en un coro trágico… hasta encontrar al impío asesino de un ciudadano romano, a quien recordaremos por el retrato que un reputado pintor de caballete le hizo poca antes de su muerte…
En fin, aunque han prometido asistir casi todas las legiones hispanas, cansadas de perseguir a un Viriato que cabalga con estribos, siempre habrá sitio para la gens classica, pues por ella y para ella es esta Jornada. Y hasta que llegue el momento, por qué no adentrarnos en las entrañas del Coliseo, mientras Hermes se dedica a ultimar esos pequeños detalles del agrado de todos.
Oh, gens classica, sed bienvenida a la VIII Jornada de Cultura Clásica de Sagunto!
Dei vos favebunt!


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

  ©Template by Dicas Blogger.