miércoles, 10 de marzo de 2010

¿Qué haría sin Iris?

Hace unos pocos días comentaba con Iris el gran trabajo que se está haciendo por las clásicas en toda Hispania, pese a algunos incomprensibles amores, y en concreto en la Comunidad Valenciana. Hablábamos de la importancia de ese numerosísimo grupo de profesorado que a partir de cuturaclasica.net ha acabado por conformar lo que un estimado colega y amigo definió acertadamente como el milagro valenciano. Un milagro que cada vez cuenta con  más actividades, organizadas por colegas de una forma desinteresada, decíamos, pero sumamente interesada en difundir el legado clásico en todas sus vertientes…, mediante un ΑΓΩΝ al más puro estilo griego, mediante unas Olimpiadas Clásicas con eméritos premios o con unos LUDI SAGUNTINI que tendrán como colofón un día completamente clásico junto a una representación latina del “Miles Gloriosus” que haría feliz al mismísimo Plauto, y a quien guste de aprender con el Ludus Latinus
Ya por la noche de cena en casa de Marcial con Julio Cerial y otros colegas, ante un elegante busto de Polifemo sin monóculo, percibíamos que este milagro ya había pasado por su dies togae virilis y que seríamos capaces de reconstruir Atenas en todas sus dimensiones si nos lo propusiéramos, o de recrear unas termas como las de Tarragona con tal que Arquímedes nos consiguiera un poco de terreno junto al rio. Mientras un esclavo nos escanciaba ese dorado elixir de creación babilónica, y otros comensales deliberaban sobre la mímesis aristotélica, reflexionaba yo sobre el importante papel de la mujer en todo este milagro, en cómo a pesar de su mala fama mitológica, brillaban sin miedo y eran parte esencial de lo que ahora vivíamos. Que sea Hermes el que toma la palabra cada miércoles es más un voluble capricho de las Moiras que una velada imposición. Mujeres enarbolaron el cetro antes que yo y mucho mejor, pues de ellas fue la difícil responsabilidad del comienzo. Ellas no sólo son iguales, sino superiores en muchas ocasiones… y en estos lares pioneras en las buenas prácticas 2.0.
Hacia el final de la velada después de siete epigramas magníficos, cuando hasta los dioses notamos el cansancio, propio de los artesanos cuya creatividad es derivativa, hacíamos un repaso de futuros eventos… Prometí a Iris, acercarme a las Jornadas Clásicas Malacitanas en mi camino hacia la hermosa Emerita Augusta cuando Deméter esté en plena ebullición…
Pero el próximo miércoles permitidme, oh gens classica, que me tome un pequeño descanso entre flores y pólvora, pues muchos acontecimientos se avecinan en los venideros días...

0 comentarios:

Publicar un comentario

  ©Template by Dicas Blogger.