miércoles, 21 de noviembre de 2012

Una Jornada de dulce!


Y llegó la “décima”… y así, sin estridencias ni boatos, la Asesoría de Clásicas y su asesora han conseguido una Jornada redonda, entrañable, sugerente, motivadora, apasionante, ilusionante…, dulce como nunca. Escipión y Frankestein nos enseñaron con suave elocuencia cómo en ocasiones incluso hemos de vender nuestra alma al Hades. Lisístrata derramó su espíritu sobre todos los presentes. No faltaron ni quienes conocen su herencia ni los discípulos del orador de Arpino. La Academia Saguntina avivó en más de un docente la llama del alumno que lleva dentro. Y toda la Gens Classica salió fortalecida, cual nefelibata, con las palabras y las imágenes que daban respuesta a “¿Por qué Grecia?" Muchas son las imágenes, las valoraciones y resúmenes que circularon y circulan ya por la red. Yo sólo puedo deciros que aquí en el Olimpo no se habla de otra cosa… Zeus, Helios, Iris, Atenea, Neptuno,… en fin todos los que pudieron asistir irradian una luz no vista hasta ahora…  Baco todavía está paladeando las exquisitas viandas que elaboraron los aprendices de Apicio. Juno no deja de alabar las mejores nupcias a las que ha asistido en años. Atenea enseña a Minerva su querida lengua helena. Hefestos realizó un hermoso mosaico para su bella esposa. Este humilde dios, piscator en sus pocos ratos libres y cuando otros invocantes se lo permiten, disfrutó con Terpsícore como hacía tiempo que no podía y tuvo el placer de aprender entre risa y risa con “homines et bestiae”. Apolo y Venus se enorgullecen de ser sin ninguna duda los mejores en los “Ludi Mithologici”.
Hubo quien exclamando “… et ego cum his capillis” de piedra se quedó, aunque Medusa no se dejara ver. Hay quien afirma con certeza que pudo ver a Proserpina, dichosa a pesar del otoño, disfrutando y aprendiendo como una adolescente en compañía del joven Lucius Papidius Secundus. La armonía era tal que incluso algún basilisco, refrenada su ira, repartía suaves abrazos por doquier…
¡Qué mejor forma de reclamar nuestros derechos! ¡Qué mejor respuesta a la tan estúpida pregunta de “¿para qué sirven el latín y el griego?”!...en principio, para no tener la estupidez de realizar esta pregunta…
Y si alguien lo duda, ya hay quien prepara la undécima, porque la Gens Classica se merece esto y mucho más. Gratias, Lluïsa, nadie como el que habla sabe cuán complicado es que una Jornada salga así de bien y agrade a todos.
Gratias omnibus! Gratias, gens Classica!

3 comentarios:

El Fil de les Clàssiques 21 de noviembre de 2012, 7:01  

Moltíssimes gràcies, Hermes, ara amb els teus mots alats és gairebé com si no m'hagués perdut la desena Jornada de Sagunt! Sou increïbles!

magistra 21 de noviembre de 2012, 8:48  

Una jornada digna de record i de les més inspirades paraules. Quasi divina...

Lluïsa 21 de noviembre de 2012, 17:10  

Juanvi, gràcies!! M'has emocionat de tal manera que no m'ix res!!
Una forta abraçada

Publicar un comentario

  ©Template by Dicas Blogger.