miércoles, 3 de octubre de 2012

Miércoles vespertino


Quieren los Fata que las actividades se acumulen cuando el curso comienza...Prueba de ello es este mismo sueño. Y como cada otoño, toca “aclarar” por qué “ese sabe latín” o “Griego y Latín ¿por qué?”. Toca ver como en los lares germanos el latín vive de nuevo con más fuerza…
Pero no cejéis en vuestro empeño, pues Ricardo, cual Tiresias, ha visto el futuro y nos instruye  sobre cómo la Gens Classica superó el “Abismo de Wert”. Ciertamente la ayuda de un Centauro, con un sexenio ya a sus lomos, será fundamental, pues a pesar de ser un aniversario agridulce, Chiron lleva sus alforjas llenas de nuevas propuestas e ideas.  Feliciter, Chiron! Felicidades a un gran trabajo!
Sí, ya sabemos, incluso aquí en Olimpo, que prolifera una desdibujada sombra de Penélope entre las autoridades educativas; que siempre hay un momento para lucir coronae laetitiae; que otra vez la gens classica es el objetivo de necios arqueros incluso en las levantinas tierras… Pero a pesar de todo ello, seguimos trabajando y proponiendo y disfrutando en las aulas y guiando en sus primeros pasos por el mundo clásico a miles de jóvenes.  Rursus Quintus in Lyceo… Y lo hacemos de muchas maneras, tal vez pequeñas y menores, como miles de helenos lo hicieron por una “Historia menor de Grecia”. Miles de fragmentos conforman una gran estructura cuya unión para sí quisieran protones y electrones… Una estructura donde podemos jugar al pasapalabra de etimología griega, cantar “Eureka!” en el bingo del alfabeto griego, asistir a un curso de latín y griego vivo a pesar del frio invierno o cual nefelibatas pasear por las nubes latinas. Con miles de pequeños fragmentos nace una galaxia en la que todo es posible…, pasear por las calles de Emerita Augusta, cruzar el puente acueducto de Caesar Augusta o percibir el olor del Vesubio desde el mismo corazón de Britannia… Una galaxia donde no falta exploradores generosos que comparten sus descubrimientos en las silvae de los materiales de latín, ni tampoco carecemos de intrépidas Náyades que bucean en la vida y el tiempo de Jenofonte. Un mundo donde incluso los cartagineses son bien recibidos en Saguntum….
Un mundo donde también hay tiempo para detenerse un instante y saborear un aperitivo grecorromano y juntos luchar para que se cuente con las lenguas clásicas en futuras leyes.

1 comentarios:

Ricardo 4 de octubre de 2012, 19:14  

¡Vaya! Me parece que su alada majestad se pasó tooooooooda la noche soñando. ¡Qué cantidad de "material onírico"! Gracias y un abrazo.

Publicar un comentario en la entrada

  ©Template by Dicas Blogger.